UNICIL® 1.2 MEGA VETERINARIA

Se encuentra usted aquí

 

 

1.2 Polvo estéril + Solvente de Piroxicam
INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA

 

 

 

 

 

 

NOMBRE COMERCIAL: Unicil® 1.2 polvo estéril + Solvente de Piroxicam.
NOMBRE GENÉRICO: Penicilina G  Benzatínica + Penicilina G Procaínica + Penicilina G Sódica + Sulfato de Estreptomicina + Solvente de piroxicam.

 

FORMA FARMACÉUTICA Y FÓRMULA

Cada frasco ampolla de polvo estéril contiene:
Penicilina G benzatínica eq. a penicilina G…….…………………….……..600,000 UI/Fco. Vial
Penicilina G procaína eq. a penicilina G ……………….……………...…...300,000 UI/Fco. Vial
Penicilina G sódica eq. a penicilina G……………………………….…300,000 UI/Fco. Vial
Estreptomicina  sulfato eq. a estreptomicina........…………...……….…....0.5 g/Fco. Vial 
 

Cada mL de solvente contiene:
Piroxicam……………………………………………………………………….  20 mg
Vehículo c.s.p. 

 

CLASIFICACIÓN FARMACOLÓGICA Y TERAPÉUTICA

Unicil® 1.2 es una combinación de tres antibióticos penicilínicos y antibiótico aminoglucósido (contra bacterias gram-positivas y gram-negativas) administrados en forma de suspensión con un antiinflamatorio no esteroideo. 

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Unicil®1.2  indicado en el tratamiento o prevención de infecciones locales y sistémicas causadas por bacterias sensibles gram-negativas y gram-positivas.  Septicemias, traqueobronquitis, neumonía, osteoartritis e infecciones urinarias, del sistema gastrointestinal, de piel y heridas.   

 El piroxicam es un agente antiinflamatorio no esteroide, el cual también posee propiedades analgésicas y antipiréticas. En estudios con animales de laboratorio se demostró que el edema, eritema, proliferación celular, fiebre y dolor pueden ser inhibidos con la administración de piroxicam.  Es efectivo, independientemente de la etiología de la inflamación.  Su mecanismo de acción no es totalmente conocido.  En estudios clínicos, el piroxicam ha demostrado ser efectivo como analgésico en dolor de varias etiologías (postraumático, posepisiotomía y posoperatorio). El comienzo de la analgesia es rápido.

 

FARMACOCINÉTICA

Mecanismo de acción de las penicilinas:

Las penicilinas trastornan el desarrollo de las paredes celulares bacterianas al interferir con las enzimas transpeptidasas responsables por la formación de las conjugaciones entre los filamentos peptidoglicanidos.  Estas enzimas están asociadas con un grupo de proteínas presentes en bacterias grampositivas y gramnegativas llamadas proteínas conjugantes de penicilina (PCP).  Durante el crecimiento de la célula bacteriana, cuando se esta formando la estructura peptidoglicanica, las autolisinas trastornan continuamente la red para proporcionar sitios que acepten nuevos filamentos.

El crecimiento bacteriano normal depende del equilibrio entre la deposición y autolisis de la pared celular. Cuando una penicilina reacciona con PCP e inhibe las enzimas sintéticas, se forma una pared celular defectuosa que causa alargamiento anormal de las celulosa, formación de esferoplastos y lisis osmótica.  

El efecto de las penicilinas es bactericida aunque también puede ocurrir bactereolisis.  

La penicilina G sódica se absorben rápidamente a partir de los sitos parenterales, la penicilina G benzatínica y procaínica se absorben lentamente.  Después de la administración se distribuyen en el hígado, bilis, riñón, intestinos, músculo y pulmones y en concentraciones reducidas en otras áreas con poca perfusión como la cornea, cartílagos y huesos.

Las penicilinas se unen reversible y ligeramente con las proteínas plasmáticas, se excretan en forma inalteradas  en un 60 a 90% se elimina por la orina al poco tiempo de la administración parenteral, se eliminan también en la bilis y en la leche.

Mecanismo de acción de la estreptomicina sulfato:

El sitio principal de acción es el ribosoma bacteriano en la subunidad 30S y 50S, asociado con la membrana a través del cual interfieren con la síntesis proteica. Debido  a la polaridad de los aminoglucosidos se necesita un proceso de transporte especializado.  

El primer paso dependiente de la concentración necesita la conjugación del aminoglucósido con los componentes aniónicos en la membrana celular.  Los pasos subsiguientes dependen de la energía e implican el transporte del aminoglucósido polar, altamente cargado, a través de la membrana citoplásmica y luego la interacción con los ribosomas.  

La fuerza impulsora para esta transferencia probablemente es el potencial de la membrana.  Estos procesos son mucho más eficientes si la energía utilizada se genera aeróbicamente.  La integridad funcional de la membrana de la célula bacteriana se pierde durante la última fase del proceso de transporte y las concentraciones elevadas de aminoglucosidos pueden causar toxicidad no específica de la membrana hasta el punto de lisis celular bacteriana.

Los aminoglucosidos presentan poca absorción (generalmente menos del 10%) desde el aparato gastrointestinal normal.  Sin embargo, la enteritis y otros cambios patológicos pueden permitir que ocurra una absorción significativamente mayor y en casos de insuficiencia renal, pueden acumularse concentraciones tóxicas.  La absorción a partir de sitios de inyección intramuscular es rápida y casi completa (disponibilidad de mas del 90%) excepto en animales gravemente hipotensos.    

Las concentraciones  sanguíneas máximas generalmente se logran dentro de los 30 a 90 minutos después de la administración intramuscular. Se distribuyen en el espacio del líquido extracelular con penetración mínima dentro de la mayoría de los tejidos excepto el riñón (donde se acumulan en la corteza renal) y la endolinfa del oído interno.

Un aumento en el volumen de distribución aminoglucósida puede ocurrir en animales con insuficiencia cardiaca congestiva o ascitis.  Los neonatos también tienen un compartimento de líquido extracelular grande en relación con el peso corporal.  Los aminoglucosidos se eliminan inalterados en la orina por filtración glomerular, recobrándose el 80 al 90% del fármaco administrado en la orina dentro de las 24 horas siguientes a la administración intramuscular. Las tasas de filtración glomerular difieren entre las especies y con frecuencia son menores en el neonato, lo que podría explicar la mayor sensibilidad a los aminoglucosidos en los potrillos y cachorros neonatos.  La eliminación depende de la función cardiovascular y renal, de la edad, volumen de distribución (Vd) fiebre y de varios otros factores. Los aminoglucosidos tienen vidas medias plasmáticas relativamente cortas, de alrededor de 1 hora en los carnívoros y de 2 a 3 horas en los herbívoros.

El piroxicam, es fácilmente absorbido seguido de la administración oral o rectal.  La administración en ayunas no ejerce influencia en el grado y porcentaje de absorción.  La vida media plasmática es de aproximadamente 50 horas (varía de 30 a 86 horas, aunque se han observado valores fuera de este rango).  

Esta vida media prolongada resulta en concentraciones plasmáticas estables que son mantenidas durante el día con una dosis diaria. Se ha demostrado que la administración intramuscular de piroxicam produce niveles plasmáticos significativamente más elevados que los obtenidos con la administración oral, el primer día, durante 45 minutos. La bioequivalencia existe entre las preparaciones para uso oral y las preparaciones para uso parenteral. El piroxicam es extensamente metabolizado y menos del 5% de la dosis diaria se excreta sin cambio por la orina y las heces.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

 

La toxicidad orgánica es rara.  Ocurren reacciones de hipersensibilidad especialmente en el ganado bovino (siendo sus manifestaciones comunes reacciones cutáneas, angioedema, fiebre farmacológica, enfermedad del suero, vasculitis, eosinofilia y anafilaxis. La sal sódica de penicilina G puede también contribuir a la carga de sodio en caso de insuficiencia cardiaca congestiva.

La ototoxicidad, bloqueo neuromuscular y negrotoxicidad son las reacciones adversas comunicadas con mayor frecuencia, estos efectos pueden variar de acuerdo con el aminoglucósido y la dosis utilizada.  Varios factores predisponen a la nefrotoxicosis por aminoglucosidos, incluso la edad (ya que el animal joven, especialmente el potrillo y cachorro neonatos, y el animal viejo son especialmente sensibles), otras consideraciones incluyen el compromiso de la función renal, la dosis total, la duración del tratamiento, la deshidratación y la hipovolemia, la aciduria, acidosis, sepsis o endotoxemia graves, administración concomitante de furosemida y exposición a otras nefrotoxinas potenciales (como metoxiflurano, anfotericina B, cisplatino y tal vez algunas cefalosporinas). En presencia de insuficiencia renal se deben ajustar la dosis o el intervalo de administración para evitar toxicidad.  Los aminoglucosidos pueden causar ototoxicidad que se manifiesta por trastornos auditivos o vestibulares.  La lesión vestibular causa nistagmo, falta de coordinación y pérdida del reflejo de enderezarse.  El gato es especialmente sensible a los efectos vestibulares tóxicos.  Los trastornos de la audición se  producen por lesión permanente y perdida de las células ciliadas del órgano de Corti.  La audición de tonos de frecuencia elevada se trastorna en primer lugar y la sordera puede no ser completa, dependiendo de la posología usada.  Tal impedimento puede ser de importancia enorme, por ejemplo en los perros guía y los aminoglucosidos no deben de administrase a estos animales excepto bajo circunstancias extremas.

El piroxicam es generalmente bien tolerado.  Los efectos colaterales más comúnmente encontrados son los síntomas gastrointestinales, pero en muchas circunstancias no interfieren en el curso del tratamiento.  Estas reacciones adversas incluyen estomatitis, anorexia, malestar epigástrico, náuseas, constipación, molestias abdominales, flatulencia, diarrea, dolor abdominal e indigestión.  Evaluaciones objetivas del estado de la mucosa  gástrica y de la pérdida sanguínea intestinal, muestran que 20 mg/día de piroxicam administrados ya sea en una sola dosis o dividida, es significativamente menos irritante para el tracto gastrointestinal que el ácido acetilsalicílico. 

La administración a largo plazo de 30 mg/día, o más, aumenta el riesgo de efectos colaterales gastrointestinales. Además de los síntomas gastrointestinales, se ha reportado edema, principalmente de tobillos, pero en un reducido porcentaje de pacientes.  Efectos sobre el sistema nervioso central tales como desvanecimiento, cefalea, somnolencia, insomnio, depresión, nerviosismo, alucinaciones, exaltación, pesadillas, confusión mental, parestesias y vértigo han sido reportados esporádicamente. Se han reportado ojos hinchados, visión borrosa e irritación ocular. 

Exámenes de rutina, oftalmoscópicos y con lámpara, no han revelado evidencia de cambios oculares.  Puede ocurrir malestar y tinnitus. Han sido reportadas reacciones de hipersensibilidad dérmica generalmente en forma de enrojecimiento y prurito.  En pocas ocasiones se han reportado casos de onicólisis y alopecia.  Reacciones fotoalérgicas rara vez se han asociado a la terapia.  Como con otros agentes antiinflamatorios no esteroides, en raros casos pueden desarrollarse necrólisis epidérmica tóxica (enfermedad de Lyell) y el síndrome de Stevens-Johnson.  Rara vez han sido reportadas reacciones con ampollas vesiculares.

El piroxicam está contraindicado en caso de hipersensibilidad a la droga, en pacientes en quienes la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroides inducen los síntomas de asma, rinitis, angioedema o urticaria. 

El uso concomitante de aspirina y otros antiinflamatorios no esteroides potencializan la existencia de sensibilidad.

Estudios en animales no han demostrado ningún efecto  de teratogénico. La droga es excretada en la leche en muy bajas concentraciones (aproximadamente 1% en el plasma materno).

 

SOBREDOSIS Y TOXICIDAD AGUDA

 

En raros casos los antiinflamatorios no esteroides pueden causar nefritis intersticial, glomerulonefritis, necrosis papilar y síndrome nefrótico.  Los antiinflamatorios no esteroides inhiben la síntesis de prostaglandina renal que juega un rol de soporte en el mantenimiento de la perfusión renal en pacientes cuyo flujo sanguíneo renal y volumen sanguíneo han disminuido. 

En estos pacientes, la administración de antiinflamatorios no esteroides pueden precipitar una descompensación renal evidente, la cual logra una recuperación a su estado pre-tratamiento cuando se descontinúa la terapia con antiinflamatorios no esteroides.  Pacientes con gran riesgo de presentar tal reacción, son aquellos con insuficiencia cardiaca congestiva cirrosis hepática, síndrome nefrótico y enfermedad renal evidente. Debido a la extensa excreción renal de piroxicam y sus productos de biotransformación (menos del 5% de la dosis diaria se excreta sin cambio), se deben considerar dosis menores de piroxicam en pacientes con función renal deteriorada y deben ser cuidadosamente monitorizados.  Los antiinflamatorios no esteroides pueden causar retención de sodio, potasio y líquidos y pueden interferir con la acción de los agentes diuréticos.

Estas propiedades deben tenerse en cuenta cuando se trate a pacientes con compromiso de la función cardiaca o hipertensión, ya que estas pueden ser responsables del empeoramiento de dichas condiciones. Raramente se han reportado hemorragias con la administración de piroxicam, así como otros antiinflamatorios no esteroides, a pacientes bajo tratamiento con anticoagulantes del tipo cumarina.  Los pacientes deberán ser controlados de cerca si se administran piroxicam y anticoagulantes orales a la vez; el piroxicam, al igual que otros agentes antiinflamatorios no esteroides, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de coagulación.  Al igual que otros antiinflamatorios no esteroides el uso concomitante de piroxicam con ácido acetilsalicílico o con otro antiinflamatorio no esteroide no es recomendable, pues no se han establecido hasta el momento que estas combinaciones produzcan efectos superiores a los logrados con una sola droga, mientras que el riesgo de reacciones adversas aumenta.  Debido a los reportes sobre hallazgos oculares adversos con el uso de agentes antiinflamatorios no esteroides, se recomienda a los pacientes que desarrollen problemas visuales durante el tratamiento con piroxicam se sometan a una evaluación oftálmica.

El piroxicam está altamente ligado a proteínas y por lo tanto puede esperarse que desplace a otras drogas ligadas a proteínas.  El médico deberá controlar muy de cerca la dosificación de piroxicam cuando lo administre a pacientes recibiendo drogas altamente ligadas a proteínas.  Se han reportado que los antiinflamatorios no esteroides, incluyendo piroxicam incrementan los niveles de litio en el plasma. Por lo tanto se recomienda monitorizar estos niveles al inicio durante el ajuste y al descontinuarse el tratamiento con esta droga.

Estudios en seres humanos han mostrado que la administración concomitante de piroxicam y aspirina resulta en una reducción de los niveles plasmáticos de piroxicam a un 80% de su valor normal.  La administración conjunta de antiácido no ha tenido efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam. 

La terapia concomitante con piroxicam y digoxina, o piroxicam y digitoxina, tampoco afecta los niveles plasmáticos de ambas drogas. Debemos recordar que los antiinflamatorios no esteroides se usan únicamente como terapia sintomática para aliviar el dolor y la inflamación del tracto respiratorio alto.  Cuando se le prescribe al paciente bajo estas condiciones, es necesario agregarle a la vez alguna terapia antibacteriana.

 

INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS

 

El desplazamiento de las penicilinas desde los sitios de conjugación  con proteínas plasmáticas y la demora en la secreción tubular ocurren cuando se administran fármacos como los salicilatos, fenilbutazona, sulfonamidas y otros ácidos débiles concomitantemente.  Las penicilinas de actividad intestinal potencian la acción de los anticoagulantes al deprimir la producción de vitamina K por parte de la flora intestinal. 

El aumento de nefrotoxicidad puede hacerse evidente con la administración concomitante de aminoglucosidos y otros agentes potencialmente nefrotoxicos.  El bloqueo neuromuscular es más probable cuando los aminoglucosidos se administran al mismo tiempo que los relajantes de músculos esqueléticos.  La ototoxicidad por aminoglucosidos cuando estos de administran a animales anestesiados con halotano. Las concentraciones elevadas de carbenicilina, ticarcilina y piperacilina inactivan a los aminoglucosidos tanto in vitro como in vivo en presencia de insuficiencia renal.

El Piroxicam,  pueden causar retención de sodio, potasio y líquidos y pueden interferir con la acción de los agentes diuréticos. Estas propiedades deben tenerse en cuenta cuando se trate a pacientes con compromiso de la función cardiaca o hipertensión, ya que estas pueden ser responsables del empeoramiento de dichas condiciones. Raramente se han reportado hemorragias con la administración de piroxicam, así como otros antiinflamatorios no esteroides, a pacientes bajo tratamiento con anticoagulantes del tipo cumarina. Los pacientes deberán ser controlados de cerca si se administran piroxicam y anticoagulantes orales a la vez; el piroxicam, al igual que otros agentes antiinflamatorios no esteroides, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de coagulación. Al igual que otros antiinflamatorios no esteroides el uso concomitante de piroxicam con ácido acetilsalicílico o con otro antiinflamatorio no esteroide no es recomendable, pues no se han establecido hasta el momento que estas combinaciones produzcan efectos superiores a los logrados con una sola droga, mientras que el riesgo de reacciones adversas aumenta. 

 

EFECTOS SOBRE LAS PRUEBAS DE LABORATORIO

La fosfatasa alcalina, AST, (SGOT), ALT, (SGPT) y recuento de eosinofilos pueden dar valores elevados.  También puede obtenerse una prueba de Coombs falso positiva después del tratamiento con penicilina.  También es posible una prueba positiva para glucosa y proteínas urinarias.  La penicilina procaína puede descubrirse en la orina de caballos durante varios días después de la administración de penicilina procaínica y el periodo de suspensión antes de las carreras puede ser de hasta 6 días.

Los valores de NUS, creatinina, transaminasas y fosfatasa alcalina séricas pueden estar elevados.  La proteinuria es un hallazgo significativo de laboratorio.

Con Piroxicam, han ocurrido disminución de la hemoglobina y del hematocrito no asociadas con obvias hemorragias gastrointestinales.  Han sido reportadas trombocitopenia y púrpura no trombocitopénica (Henoch-Schonlein), como también  leucopenia y eosinofilia.  En raros casos se ha dado anemia aplástica y en contadas ocasiones epistaxis.  Se han observado cambios en diferentes parámetros de la función hepática.  Tal como ocurre con otros antiinflamatorios no esteroides, algunos pacientes presentan incrementos en los niveles de transaminasas séricas durante el tratamiento con piroxicam.  En pocos casos se han reportado palpitaciones y disnea. Casos esporádicos de anticuerpos antinucleares positivos se han reportado en pacientes recibiendo piroxicam.  En contadas ocasiones se han reportado anormalidades metabólicas como hipoglicemia, hiperglicemia y aumento o disminución de peso.  Ocasionalmente se ha reportado dolor transitorio debido a la inyección intramuscular.

 

  PERÍODO DE SUSPENSIÓN DEL FARMACO Y DE DESCARTE DE LECHE

Los periodos de suspensión del fármaco antes del sacrificio de los animales destinados a la alimentación y de descarte de la leche son determinado por las agencias regulatorias de cada país.  Estas instrucciones deben seguirse al pie de la letra para evitar que se hallen residuos en los alimentos y las consiguientes implicaciones para la salud pública.  La selección de los periodos enumerados a continuación puede servir solamente como guía general.

 

PENICILINA

ESPECIE

TIEMPO DE SUSPENSION

(DIAS)

TIEMPO DE DESCARTE DE LA LECHE (DIAS)

Penicilina G procaínica (IM)

Ganado bovino

30 (20,000 UI/Kg. 2 por día)

3

Oveja

9

Cerdo

7

Penicilina G benzatínica (IM)

Ganado bovino

30

  • 3

 Tiempos aproximados de retiro (en días) durante la administración parenteral de aminoglucosidos: 100 a 120 (40 para lechones neonatos [a menudo no aprobados para animales  destinados al consumo]). 

 

DÓSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

  • Vía de administración: Intramuscular.
  • La dosis básica es 10,000 a 20,000 UI por Kg. de peso.
  • La dosis deberá repetirse de 48 – 72 horas según el criterio del Médico Veterinario.

 

PRESENTACIÓN

Caja x 1 frasco + solvente de piroxicam 20 mg x 3 mL

Referencias:

  1. El Manual Merck de Veterinaria.  4ta. Edición.  Barcelona,  España.  1993. Pág. 1634-1641; 1644-1651.
  2. Farmacología y Terapéutica Veterinaria. 2ed. Interamericana McGrawHill.  México 1992. Pág.  93 – 95.
  3. Physicians' Desk Reference. 42 edición Medical Economics Company, N.J. 1,988, Pp. 1614 - 1615.
  4. Martindale. The Extra Pharmacopoeia. 28 edición The Pharmaceutical Press, London, 1,982. Pp. 275 - 276.
  5. Veterinary Drug Handbook. Second edition.  Donald C. Plumb. USA. 1994.  Pág.  503-504.

 

 

 

 

Todos los derechos reservados Unipharm | Powered by Solucionweb 2017