ZETAFEN® PLUS

Se encuentra usted aquí

 

Tabletas
INFORMACIÓN FARMACOLÓGICA

 

 

 

 

 

 

 

Nombre Comercial: NAPROXENO SÓDICO / ACETAMINOFÉN
Nombre Generico: Naproxeno Sódico / Acetaminofén Tabletas
 

FÓRMA FARMACEÚTICA Y FORMULA

Cada tableta contienen:
Naproxeno sódico ...................................................... 275.00 mg
Acetaminofén .................................................... 300.00 mg
Excipientes c.s.p.

 

CLASIFICACIÓN FARMACOLÓGICA Y TERAPÉUTICA

El Naproxeno sódico pertenece al grupo de agentes antiinflamatorios y antirreumáticos no esteroideos derivados del ácido propiónico (ATC M01AE02); el Acetaminofén pertenece al grupo de otros analgésicos y antipiréticos (ATC N02BE01).

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Naproxeno Sódico / Acetaminofén Tabletas, está indicado para el manejo sintomático de cuadros de dolor y fiebre.

En dolor y fiebre como: infecciones respiratorias (resfriado común, faringoamigdalitis, otitis), junto con el tratamiento específico.

En dolor de tipo osteomuscular: traumatismos, osteoartritis, tendinitis, bursitis.

Otras indicaciones: cefalea, postoperatorio de vías respiratorias, procedimientos odontológicos, dismenorrea.

 

FARMACODINAMIA Y FARMACOCINÉTICA

Mecanismo de acción:
El naproxeno tiene acciones farmacológicas similares a las de otros antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) prototípicos. El fármaco muestra actividad antiinflamatoria, analgésica, y antipirética. Los mecanismos exactos no se han establecido claramente, pero muchas de las acciones parecen estar asociadas principalmente con la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. El naproxeno inhibe la síntesis de prostaglandinas en los tejidos del cuerpo mediante la inhibición de la ciclooxigenasa; al menos 2 isoenzimas, ciclooxigenasa-1 (COX-1) y -2 (COX-2) (también conocida como prostaglandina G / H sintasa-1 [PGHS-1] y -2 [PGHS-2], respectivamente), las cuales se ha identificado que catalizan la formación de prostaglandinas en la ruta del ácido araquidónico. Naproxeno, al igual que otros AINEs prototípicos, inhibe, tanto la COX-1 y COX-2. Aunque el mecanismo exacto no se ha establecido claramente, los AINEs parecen ejercer su acción antiinflamatoria, analgésica, y antipirética principalmente a través de la inhibición de la isoenzima COX-2; la inhibición de la COX-1, presumiblemente es responsable de los efectos no deseados sobre la mucosa gastrointestinal y la agregación plaquetaria. El naproxeno disminuye la temperatura corporal en pacientes con fiebre, sin embargo, no se conoce el mecanismo exacto de su efecto antipirético, se ha sugerido que puede estar involucrado con la supresión de la síntesis de prostaglandinas en el sistema nervioso central (probablemente en el hipotálamo).

El acetaminofén produce analgesia y antipiresis a través de un mecanismo similar al de los salicilatos. Sin embargo, a diferencia de los salicilatos, el acetaminofén no posee actividad uricosurica. El acetaminofén reduce la temperatura corporal en pacientes con fiebre, pero rara vez baja la temperatura corporal normal. El fármaco actúa sobre el hipotálamo para producir antipiresis, la disipación de calor se incrementa como resultado de la vasodilatación y el aumento de flujo de sangre periférica. Los efectos del acetaminofén sobre la actividad de la ciclooxigenasa no han sido determinados completamente. El acetaminofén es débil y reversible, inhibidor de la isoforma no especifica de ciclooxigenasa en dosis de 1 g al día. El efecto inhibidor de acetaminofén de la ciclooxigenasa-1 es limitado, y el medicamento no inhibe la función plaquetaria.

Farmacocinética:
El naproxeno sódico se absorbe fácilmente en el tubo digestivo. Su biodisponibilidad es de 95%. Se alcanzan concentraciones plasmáticas máximas aproximadamente al cabo de 1 a 2 h de su ingestión. Los alimentos reducen la velocidad, pero no el grado de absorción. A concentraciones terapéuticas el naproxeno se halla unido en un 99% a proteínas plasmáticas. Las concentraciones plasmáticas de naproxeno aumentan proporcionalmente con la dosis hasta unos 500mg/día; a dosis más elevadas, aumenta su aclaramiento por saturación de las proteínas plasmáticas. El naproxeno difunde el líquido sinovial, atraviesa la barrera placentaria y aparecen pequeñas cantidades en la leche materna. Tiene una semivida de eliminación plasmática de unas 13 horas. Aproximadamente el 95% de la dosis se elimina por la orina en forma de naproxeno y 6-0-desmetilnaproxeno y sus conjugados. En las heces se recupera menos del 5% de la dosis.

El acetaminofén se absorbe fácilmente en el tubo digestivo y sus concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan aproximadamente entre 10 y 60 minutos después de la administración oral. Se distribuye en la mayoría de los tejidos corporales. Atraviesa la barrera placentaria y se encuentra en la leche materna. Su grado de unión a las proteínas plasmáticas es insignificante a las concentraciones terapéuticas habituales, pero aumenta a concentraciones mayores. la semivida de eliminación del acetaminofén oscila entre 1 y 3 horas. El acetaminofén se metaboliza fundamentalmente en el hígado y se excreta por la orina principalmente en forma de sus conjugados glucurónido y sulfato. Menos del 5% se elimina en forma de acetaminofén inalterado.

 

CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad al naproxeno, al acetaminofén o a cualquiera de los excipientes. Existe la posibilidad de sensibilidad cruzada en quienes la aspirina u otro AINE producen manifestaciones alérgicas. Pacientes con antecedentes de broncoespasmo, asma, rinitis o urticaria después de la administración de ácido acetilsalicílico u otros AINEs. Pacientes con recurrencia actual o previa de ulceras pépticas o hemorragia (por lo menos dos episodios distintos de ulceración comprobada o hemorragia). Pacientes con antecedentes de hemorragia gastrointestinal o perforación relacionada con el tratamiento previo con AINEs. Por su contenido de acetaminofén, el uso de este medicamento está contraindicado en personas que estén recibiendo anticoagulantes orales, en enfermos con insuficiencia hepática y/o renal, agranulocitopenia, anemia y estados cianóticos.

 

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS

No debe prolongarse su administración por periodos mayores a 10 días. Para prevenir una sobredosis, no coadministrar otros medicamentos que contengan naproxeno o acetaminofén. En pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal, los AINEs deberán ser utilizados con precaución, ya que la condición del paciente puede verse afectada. Estos pacientes deberán comenzar con la dosis más baja disponible. Se deberán tomar cuidados en pacientes que estén tomando de manera concomitante medicamentos que puedan incrementar el riesgo de ulceras o hemorragia. El naproxeno puede inhibir transitoriamente la agregación trombocitaria, prolongando el tiempo de sangrado, por lo tanto, los pacientes con trastornos de coagulación deberán ser monitoreados cuidadosamente. Como otros AINES, el naproxeno puede ocultar los síntomas de una infección debido a sus propiedades puede enmascarar síntomas como la fiebre y la inflamación.

Cada comprimido de este medicamento contiene aproximadamente 25 mg de sodio, por lo que debe tenerse en cuenta en aquellos pacientes en los cuales la ingesta de sodio está restringida. El nivel sérico de creatinina y su depuración deben vigilarse en pacientes con cambios significativos en la función renal. En algunos pacientes geriátricos puede esperarse alteración de la función renal, por lo que puede considerarse una reducción de la dosis diaria para evitar acumulación de metabolitos de naproxeno. Debe administrarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática, asi como en pacientes con dependencia alcohólica.

Acetaminofén puede ocasionar reacciones de hipersensibilidad. Muy raramente alteraciones hematológicas. Deben evitarse dosis grandes, y por largo tiempo para evitar problemas hepáticos. Evitar el consumo junto con alcohol porque puede ocasionar hepatotoxicidad.

 

PRECAUCIONES EN EMBARAZO Y LACTANCIA

Naproxeno inhibe la síntesis de prostaglandinas que pueden resultar en prolongación de la gestación y en interferencia del parto si el fármaco se administra al final del embarazo. Los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden tener efectos adversos en el sistema cardiovascular fetal (por ejemplo, el cierre prematuro del conducto arterioso) y se asocian con un mayor riesgo de complicaciones neonatales como la enterocolitis necrotizante o hemorragia intracraneal. Hipoxemia grave debido a hipertensión pulmonar persistente se ha producido en bebes cuyas madres recibieron naproxeno para retrasar el parto. Por eso, no se debe administrar Naproxeno Sódico / Acetaminofén Tabletas durante el embarazo. El naproxeno y el acetaminofén han sido detectados en la leche materna, por lo cual no deben usarse durante la lactancia.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Los efectos secundarios son fundamentalmente los mismos que los de los AINEs en general. Las posibles reacciones secundarias atribuibles al acetaminofén son poco frecuentes y leves, incluyen ligera somnolencia, nausea, anemia, agranulocitosis, trombocitopenia, erupciones cutáneas, glositis, neutropenia, pancito peña, leucopenia, metahemoglobinemia, urticaria, vómito y lesiones de las mucosas. Con el uso de naproxeno sódico, ocasionalmente se han reportado angioedema moderado, cefalea, dolor epigástrico, malestar abdominal, gastritis, nausea, tinnitus, vértigo, alopecia, edema periférico y dermatitis por fotosensibilidad; y muy rara vez (menos del 1%), se han informado: Anemia aplásica y hemolítica, disfunción cognoscitiva, erupciones cutáneas, eritema multiforme, estomatitis ulcerativa, granulocitopenia, hematuria, hepatitis, hipoacusia, ictericia, incapacidad para concentrarse, insomnio, necrólisis epidérmica, nefropatía, neumonitis eosinofílica, sangrado y/o perforación gastrointestinal, síndrome de Stevens-Johnson, trombocitopenia, ulcera péptica, vasculitis y vómito. No hay evidencia que informe acerca de retención de sodio en pacientes, aunque es posible que los pacientes con función cardíaca comprometida puedan presentar un riesgo mayor cuando se les administra este compuesto.

 

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Las interacciones relacionadas con el uso de naproxeno sódico consisten en el aumento de los efectos de los anticoagulantes orales (especialmente de azapropazona y fenilbutazona). El riesgo de nefrotoxicidad puede aumentar si se administran junto con inhibidores de la ECA, ciclosporina, tacrolimus y diuréticos. Puede existir también un mayor riesgo de hiperpotasemia con los inhibidores de la ECA y con los diuréticos ahorradores de potasio. Los efectos de algunos fármacos antihipertensivos, como los inhibidores de la ECA, los antagonistas de los receptores 13-adrenergicos y los diuréticos, pueden quedar reducidos. Pueden producirse convulsiones por interacción con las quinolonas. Puede incrementar los efectos de la fenitoína y de los antidiabéticos de la familia de las sulfonilureas. El riesgo de hemorragias digestivas o úlceras aumenta cuando se emplea junto a corticosteroides, ISRS, con antiagregantes plaquetarios clopidogrel y ticlopidina y, posiblemente, con alcohol y bifosfonatos. Puede aumentar el riesgo de hematotoxicidad si se emplea junto a zidovudina; el ritonavir puede aumentar las concentraciones plasmáticas del AINE. la excreción de naproxeno se retrasa por la acción de probenecid, lo que eleva las concentraciones plasmáticas de naproxeno. Debido a que el naproxeno sódico se une fuertemente a las proteínas plasmáticas, los pacientes que estén recibiendo hidantoínas, deberán ser vigilados cuidadosamente para poder ajustar la dosis si es necesario. Puede reducir los efectos natriuréticos de furosemida u otros diuréticos tiazidas. Naproxeno incrementa las concentraciones séricas de litio al reducir la eliminación renal del mismo. Toxicidad severa y algunas veces fatal puede ocurrir seguida de una administración concomitante de naproxeno y metotrexato (principalmente a altas dosis) en pacientes con neoplasmas malignos o artritis reumatoide.

El riesgo de toxicidad por acetaminofén puede aumentar en los pacientes que reciben otros fármacos potencialmente hepatotóxicos o que induzcan las enzimas microsomales hepáticas. El diflunisal puede incrementar hasta un 50% las concentraciones plasmáticas de acetaminofén, provocando un aumento del riesgo de hepatotoxicidad inducida por acetaminofén. la absorción del acetaminofén puede acelerarse con fármacos como la metoclopramida. la administración de probenecid, puede afectar a la excreción de acetaminofén y alterar sus concentraciones plasmáticas. la colestiramina disminuye la absorción del acetaminofén si se da una hora después de haberlo administrado. Cuando se administra acetaminofén en forma conjunta con fenobarbital, se disminuye el efecto de este último; en el caso de anticoagulantes se incrementa el efecto de estos.

 

ALTERACIONES DE LAS PRUEBAS DE LABORATORIO

El naproxeno sódico disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado, también se han reportado elevaciones con algunas pruebas de funcionamiento hepático con fármacos similares.

Antes de hacer pruebas de la función renal se recomienda la suspensión de la terapia de naproxeno sódico-acetaminofén con 48 horas de anticipación, ya que puede incrementar falsamente los valores urinarios de 17-cetosteroides.

 

CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS Y ALTERACIONES DE LA FERTILIDAD

No existe evidencia de carcinogenicidad o mutagenicidad potencialmente asociada al use de naproxeno sódico. La información sobre los efectos de naproxeno sobre la fertilidad en seres humanos es deficiente. Estudios de toxicidad crónica en animales han mostrado que altas dosis de acetaminofén pueden causar atrofia testicular e inhibición del espermatogénesis; la relevancia de este hallazgo para el use en seres humanos no se conoce.

 

SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL, MANIFESTACIONES Y MANEJO (ANTÍDOTO)

En caso de sobredosis, los síntomas pueden incluir los signos y síntomas de toxicidad de naproxeno sódico o de acetaminofén o de los dos principios activos. Se puede encontrar somnolencia, vomito, pirosis, nausea, dispepsia o precordialgia.

Hay poca información sobre la toxicidad aguda de naproxeno o naproxeno sódico. la dosis aguda de naproxeno o naproxeno sódico asociado con toxicidad potencialmente mortal en los seres humanos no se conoce. Las dosis terapéuticas de paracetamol parecen tener poco efecto en los sistemas cardiovascular y respiratorio; sin embargo, en sobredosis masivas causa hepatotoxicidad, aunque en adultos y adolescentes, la toxicidad hepática ha sido raramente reportada con sobredosis agudas de menos de 10 gramos. Los casos fatales son infrecuentes, (menos de 3- 4% de los casos tratados) y fueron raramente reportados con sobredosis menores a 15 gramos. Síntomas iniciales a una sobredosis potencialmente hepatotóxica pueden incluir: nausea, vómitos, diaforesis y malestar general. Las dosis tóxicas pueden causar insuficiencia circulatoria y respiración rápida y superficial.

Tratamiento: Se debe considerar las medidas de soporte generales para casos de emergencia según el cuadro sintomatológico. El tratamiento de la sobredosis se hace con acetilcisteína administrada de inmediato, antes de las primeras 24 horas de ingestión. No es necesario esperar los resultados de exámenes de laboratorio antes de iniciar el tratamiento con acetilcisteína. También se recomiendan los siguientes procedimientos adicionales: vaciamiento gástrico, ya sea por lavado o por inducción del vómito con jarabe de ipecacuana. la administración rápida de carbón activado en cantidades adecuadas, reduce la absorción del fármaco.

 

DÓSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Vía de administración: Oral.

Adultos: Administrar 2 tabletas como dosis inicial, seguida de 1 tableta cada 6-8 horas hasta que se obtenga el control de los síntomas.

No debe administrarse durante más de 10 días.

 

PRESENTACIÓN

Muestra médica:
Caja con 2, 4 y 5 tabletas.

Farmacia:
Caja con 20 y 50 tabletas con inserto.
Dispensador X 100 comprimidos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Martindale. Gula Completa de Consulta Farmacoterapeútica. 3ra. Edición en español. 2009. Pp. 100-103, 54-57, 94,95.
  2. Drug Information AHFS. 2011. American Society of Health-System Pharmacists. Pp. 2243 - 2250, 2153-2158.
  3. Drug Information for the Health Care Professional. USP DI. 27th Edition. 2007. Vol. I. Thomson Micromedex. Pp. 403.
  4. Drug Information for the Health Care Professional. USP DI. 21th Edition. 2001. Vol. I. Thomson Micromedex. Pp. 8-11.

 

Todos los derechos reservados Unipharm | Powered by Solucionweb 2019