Presentacion Colber H

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

FORMA FARMACEUTICA:
Tabletas Recubiertas

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:
Cada tableta recubierta contiene:
Bisoprolol fumarato……………………………………………………. 2.5 mg
Hidroclorotiazida………………………………………………………. 6.25 mg
Excipientes c. s. p. 1 tableta
Este producto contiene dentro de su formulación Almidón de maíz, procedente del Maíz (Zea Mays).

Cada tableta recubierta contiene:
Bisoprolol fumarato………………………………………………………. 5 mg
Hidroclorotiazida………………………………………………………. 6.25 mg
Excipientes c. s. p. 1 tableta
Este producto contiene dentro de su formulación Almidón de maíz, procedente del Maíz (Zea Mays).

Cada tableta recubierta contiene:
Bisoprolol fumarato…………………………………………………….. 10 mg
Hidroclorotiazida………………………………………………………. 6.25 mg
Excipientes c. s. p. 1 tableta
Este producto contiene dentro de su formulación Almidón de maíz, procedente del Maíz (Zea Mays).

DESCRIPCIÓN

NOMBRE COMERCIAL:
COLBER® H

NOMBRE GENERICO:
Bisoprolol fumarato e Hidroclorotiazida

ESTRUCTURA QUÍMICA

ESTRUCTURA MOLECULAR

DATOS CLÍNICOS

a. Indicaciones terapéuticas

Colber H (Bisoprolol fumarato e hidroclorotiazida) está indicado en el tratamiento de la hipertensión.

Combina dos agentes antihipertensivos en una dosificación de una vez al día:

  • Un agente bloqueador adrenoceptor beta1 selectivo (Cardio selectivo) sintético (Bisoprolol Fumarato)
  • Un diurético de benzotiadiazina (hidroclorotiazida).

b. Posología y forma de administración

Colber H es un tratamiento efectivo de la hipertensión en dosis de una vez al día de 2.5 a 40 mg, mientras que la hidroclorotiazida es efectiva en dosis de 12.5 a 50 mg.

La terapia con una combinación de bisoprolol e hidroclorotiazida se asociará con ambos grupos de efectos adversos independientes de la dosis, y para minimizarlos, puede ser apropiado comenzar la terapia de combinación solo después de que un paciente no haya logrado el efecto deseado con la monoterapia

Terapia guiada por efecto clínico

En cambio, a un paciente cuya presión arterial no se controla adecuadamente con 2.5-20 mg de bisoprolol diariamente se le puede administrar Colber H (bisoprolol + Hidroclorotiazida). Los pacientes cuyas presiones arteriales se controlan adecuadamente con 50 mg de hidroclorotiazida al día, pero que experimentan una pérdida significativa de potasio con este régimen, pueden lograr un control de la presión arterial similar sin alteración electrolítica si se cambian a Colber H.

Terapia inicial

El tratamiento antihipertensivo se puede iniciar con la dosis más baja, una tableta de 2.5/6.25 mg una vez al día. La valoración posterior (intervalos de 14 días) se puede llevar a cabo hasta la dosis máxima recomendada de 20/12.5 mg (dos tabletas de 10/6.25 mg) una vez al día, según corresponda.

Terapia de reemplazo

La combinación puede ser sustituida por los componentes individuales titulados.

Cesación de la terapia

Si se planea la retirada de la terapia con Colber H, debe lograrse gradualmente durante un período de aproximadamente 2 semanas. Los pacientes deben ser observados cuidadosamente.

Pacientes con insuficiencia renal o hepática: Se debe tener precaución en la dosificación/titulación de pacientes con insuficiencia hepática o disfunción renal. Dado que no hay ninguna indicación de que la hidroclorotiazida sea dializable, y los datos limitados sugieren que el bisoprolol no es dializable, no es necesario reemplazarlos en pacientes sometidos a diálisis.

Pacientes geriátricos: por lo general, no es necesario ajustar la dosis en función de la edad, a menos que también haya una disfunción renal o hepática significativa.

Pacientes pediátricos: no hay experiencia pediátrica con este tratamiento.

c. Contraindicaciones

Está contraindicado en pacientes con:

  • Shock cardiogénico,
  • Insuficiencia cardíaca manifiesta
  • Bloqueo AV de segundo o tercer grado
  • Bradicardia sinusal marcada,
  • Anuria e hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de este producto o a otros fármacos derivados de sulfonamida.

d. Advertencias y precauciones especiales de empleo Cáncer de piel no-melanoma

Se ha observado un aumento del riesgo del cáncer de piel no-melanoma (CPNM)

[carcinoma basocelular (CBC) y carcinoma de células escamosas (CEC)] con la exposición a dosis acumuladas crecientes de hidroclorotiazida (HCTZ) en dos estudios epidemiológicos, con base en el Registro Nacional Danés de cáncer. Los efectos fotosensibilizantes de la HCTZ podrían actuar como un posible mecanismo del CPNM.

Se informará a los pacientes tratados con COLBER del riesgo de CPNM y se les indicará que se revisen de manera periódica la piel en busca de lesiones nuevas y que informen de inmediato sobre cualquier lesión de la piel sospechosa. Se indicarán a los pacientes las posibles medidas preventivas, como limitar la exposición a la luz solar y a los rayos UV y, en caso de exposición, utilizar protección adecuada para reducir al mínimo el riesgo de cáncer de piel. Las lesiones de piel sospechosas se deben evaluar de forma rápida, incluidos los análisis histológicos de biopsias.

Además, puede ser necesario reconsiderar el uso de COLBER en pacientes que hayan experimentado previamente un CPNM

Falla cardiaca

En general, los agentes betabloqueantes deben evitarse en pacientes con insuficiencia congestiva manifiesta. Sin embargo, en algunos pacientes con insuficiencia cardíaca compensada, puede ser necesario utilizar estos agentes. En tales situaciones, deben usarse con precaución.

Pacientes sin antecedentes de insuficiencia cardíaca

La depresión continua del miocardio con betabloqueantes puede, en algunos pacientes, precipitar la falla cardíaca. En los primeros signos o síntomas de insuficiencia cardíaca, se debe considerar la interrupción de Colber H. En algunos casos, la terapia puede continuarse mientras que la insuficiencia cardíaca se trata con otros medicamentos.

Interrupción brusca de la terapia

Se han observado exacerbaciones de la angina de pecho y, en algunos casos, infarto de miocardio o arritmia ventricular, en pacientes con enfermedad de la arteria coronaria tras el cese brusco de la terapia con betabloqueantes. Dichos pacientes, por lo tanto, deben ser advertidos contra la interrupción o la interrupción de la terapia sin el consejo del médico. Incluso en pacientes sin enfermedad arterial coronaria manifiesta, puede ser recomendable disminuir la terapia con Bisoprolol Fumarato e hidroclorotiazida durante aproximadamente 1 semana con el paciente bajo observación cuidadosa. Si se producen síntomas de abstinencia, la terapia con agente betabloqueante debe reiniciarse, al menos temporalmente.

Enfermedad vascular periférica

Los betabloqueantes pueden precipitar o agravar los síntomas de insuficiencia arterial en pacientes con enfermedad vascular periférica. Se debe tener precaución en tales individuos.

Enfermedad broncoespástica

Los pacientes con enfermedad pulmonar broncoespástica deben, en general, no recibir bloqueantes beta. Debido a la relativa selectividad beta 1 del Bisoprolol Fumarato, puede usarse con precaución en pacientes con enfermedad broncoespástica que no responden o que no pueden tolerar otro tratamiento antihipertensivo. Como la selectividad beta1 no es absoluta, se debe usar la dosis más baja posible. Un agonista beta2 (broncodilatador) debe estar disponible.

Cirugía mayor

La terapia betabloqueante administrada crónicamente no debe retirarse rutinariamente antes de una cirugía mayor; sin embargo, la capacidad alterada del corazón para responder a estímulos adrenérgicos reflejos puede aumentar los riesgos de la anestesia general y los procedimientos quirúrgicos.

Diabetes e hipoglucemia

Los betabloqueantes pueden enmascarar algunas de las manifestaciones de la hipoglucemia, particularmente la taquicardia. Los betabloqueantes no selectivos pueden potenciar la hipoglucemia inducida por la insulina y retrasar la recuperación de los niveles de glucosa sérica. Debido a su selectividad beta1, esto es menos probable con el Bisoprolol Fumarato. Sin embargo, los pacientes que padecen hipoglucemia espontánea o los pacientes diabéticos que reciben insulina o hipoglucemiantes orales deben ser advertidos sobre estas posibilidades. Además, la diabetes mellitus latente puede manifestarse y los pacientes diabéticos que reciben tiazidas pueden requerir un ajuste de su dosis de insulina. Debido a la muy baja dosis de Hidroclorotiazida empleada, esto puede ser menos probable con Colber H.

Tirotoxicosis

El bloqueo beta-adrenérgico puede enmascarar los signos clínicos de hipertiroidismo, como la taquicardia. La retirada brusca del betabloqueo puede ir seguida de una exacerbación de los síntomas de hipertiroidismo o puede precipitar la tormenta tiroidea.

Enfermedad renal

Los efectos acumulativos de las tiazidas pueden desarrollarse en pacientes con insuficiencia renal. En tales pacientes, las tiazidas pueden precipitar azotemia. En sujetos con aclaramiento de creatinina inferior a 40 ml/min, la vida media plasmática del Bisoprolol Fumarato se incrementa hasta tres veces, en comparación con sujetos sanos. Si la insuficiencia renal progresiva se vuelve aparente, Bisoprolol + Hidroclorotiazida debe suspenderse.

Enfermedad hepática

Debe usarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática o enfermedad hepática progresiva. Las tiazidas pueden alterar el equilibrio de líquidos y electrolitos, lo que puede precipitar el coma hepático. Además, la eliminación del Bisoprolol Fumarato es significativamente más lenta en pacientes con cirrosis que en sujetos sanos.

Miopía aguda y glaucoma de ángulo cerrado secundario

La hidroclorotiazida, una sulfonamida, puede causar una reacción idiosincrásica, que provoca miopía transitoria aguda y glaucoma agudo de ángulo cerrado. Los síntomas incluyen el inicio agudo de disminución de la agudeza visual o el dolor ocular y, por lo general, ocurren a las pocas horas o semanas del inicio del medicamento. El glaucoma agudo de ángulo cerrado no tratado puede provocar la pérdida permanente de la visión. El tratamiento primario es suspender la hidroclorotiazida tan rápido como sea posible. Es posible que se necesiten tratamientos médicos o quirúrgicos rápidos si la presión intraocular permanece sin control. Los factores de riesgo para desarrollar glaucoma agudo de ángulo cerrado pueden incluir antecedentes de alergia a sulfonamida o penicilina.

Precauciones:

Estado del equilibrio de electrolitos y fluidos

Aunque la probabilidad de desarrollar hipocalemia se reduce debido a la muy baja dosis de Hidroclorotiazida empleada, se debe realizar una determinación periódica de electrolitos séricos y se deben observar los pacientes para detectar signos de alteraciones de líquidos o electrolitos, es decir, hiponatremia, alcalosis hipoclorémica, hipopotasemia e hipomagnesemia. Se ha demostrado que las tiazidas aumentan la excreción urinaria de magnesio; esto puede resultar en hipomagnesemia.

Las señales de advertencia o los síntomas de desequilibrio de líquidos y electrolitos incluyen sequedad de boca, sed, debilidad, letargo, somnolencia, inquietud, dolores o calambres musculares, fatiga muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia y trastornos gastrointestinales como náuseas y vómitos.

Puede desarrollarse hipocalemia, especialmente con diuresis intensa cuando hay cirrosis grave, durante el uso concomitante de corticosteroides u hormona adrenocorticotrópica (ACTH) o después de un tratamiento prolongado. La interferencia con la ingesta adecuada de electrolitos orales también contribuirá a la hipocalemia. La hipocalemia y la hipomagnesemia pueden provocar arritmias ventriculares o sensibilizar o exagerar la respuesta del corazón a los efectos tóxicos de la digital. La hipopotasemia puede evitarse o tratarse con suplementos de potasio o una mayor ingesta de alimentos ricos en potasio.

La hiponatremia dilucional puede ocurrir en pacientes edematosos cuando hace calor; la terapia apropiada es la restricción de agua en lugar de la administración de sal, excepto en raras ocasiones cuando la hiponatremia pone en peligro la vida. En el agotamiento real de la sal, el reemplazo apropiado, es la terapia de elección.

Enfermedad paratiroidea

Las tiazidas disminuyen la excreción de calcio y se han observado cambios patológicos en las glándulas paratiroides, con hipercalcemia e hipofosfatemia, en algunos pacientes con tratamiento prolongado con tiazida.

Hiperuricemia

La hiperuricemia o gota aguda puede precipitarse en ciertos pacientes que reciben diuréticos tiazídicos. El Bisoprolol Fumarato, solo o en combinación con Hidroclorotiazida, se ha asociado con aumentos en el ácido úrico. Sin embargo, en los ensayos clínicos de EE. UU., la incidencia de aumentos del ácido úrico relacionados con el tratamiento fue mayor durante la terapia con Hidroclorotiazida 25 mg (25%) que con Bisoprolol/Hidroclorotiazida. 6.25 mg (10%).

Excipientes: Este producto contiene dentro de su formulación Almidón de maíz, procedente del Maíz (Zea Mays).

 Uso pediátrico

La seguridad y efectividad de Bisoprolol/Hidroclorotiazida en pacientes pediátricos no han sido establecidas.

e. Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción

Bisoprolol/Hidroclorotiazida puede potenciar la acción de otros agentes antihipertensivos usados concomitantemente, no se debe combinar con otros agentes betabloqueantes. Los pacientes que reciben fármacos que agotan la catecolamina, como la reserpina o la guanetidina, deben controlarse de cerca debido a que la acción bloqueante betaadrenérgica añadida del Bisoprolol Fumarato puede producir una reducción excesiva de la actividad simpática. En pacientes que reciben terapia concurrente con clonidina, si se va a suspender el tratamiento, se sugiere suspender Bisoprolol/hidroclorotiazida durante varios días antes de la retirada de clonidina.

Debe usarse con precaución cuando se usan simultáneamente depresores miocardiales o inhibidores de la conducción AV, como ciertos antagonistas del calcio (particularmente de las clases de fenilalquilamina [verapamilo] y benzotiazepina [diltiazem]) o antiarrítmicos, como la disopiramida.

Tanto los glucósidos digitálicos como los betabloqueantes disminuyen la conducción auriculoventricular y disminuyen la frecuencia cardíaca. El uso concomitante puede aumentar el riesgo de bradicardia.

Bisoprolol Fumarato

El uso concurrente de rifampina aumenta el aclaramiento metabólico del Bisoprolol Fumarato, acortando su vida media de eliminación. Sin embargo, la modificación de la dosis inicial generalmente no es necesaria.

Los estudios farmacocinéticos no documentan interacciones clínicamente relevantes con otros agentes administrados concomitantemente, incluidos los diuréticos tiazídicos y la cimetidina. No hubo efecto del Bisoprolol Fumarato en los tiempos de protrombina en pacientes con dosis estables de warfarina.

Riesgo de reacción anafiláctica

Mientras toman betabloqueantes, los pacientes con antecedentes de reacción anafiláctica severa a una variedad de alérgenos pueden ser más reactivos a las pruebas repetidas, ya sean accidentales, diagnósticos o terapéuticos. Dichos pacientes pueden no responder a las dosis usuales de epinefrina usadas para tratar reacciones alérgicas.

Hidroclorotiazida

Cuando se administran al mismo tiempo, los siguientes medicamentos pueden interactuar con los diuréticos tiazídicos.

Alcohol, barbitúricos o narcóticos: puede producirse una potenciación de la hipotensión ortostática.

Medicamentos antidiabéticos (agentes orales e insulina): puede ser necesario ajustar la dosis del medicamento antidiabético.

Otros fármacos antihipertensivos: efecto aditivo o potenciación.

Resinas de colestiramina y colestipol: la absorción de hidroclorotiazida se ve afectada en presencia de resinas de intercambio aniónico. Dosis únicas de colestiramina y resinas de colestipol se unen a la hidroclorotiazida y reducen su absorción en el tracto gastrointestinal hasta en un 85 por ciento y 43 por ciento, respectivamente.

Corticosteroides, ACTH – Depleción electrolítica intensificada, particularmente hipocalemia.

Aminas presoras (ejemplo, Norepinefrina): posible disminución de la respuesta a las aminas presoras, pero no suficientes para impedir su uso.

Relajantes musculares esqueléticos, no despolarizantes. (Ejemplo, Tubocurarina): posible aumento de la capacidad de respuesta al relajante muscular.

Litio: generalmente no debe administrarse con diuréticos. Los agentes diuréticos reducen el aclaramiento renal de litio y agregan un alto riesgo de toxicidad por litio.

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos: en algunos pacientes, la administración de un agente antiinflamatorio no esteroideo puede reducir los efectos diuréticos, natriuréticos y antihipertensivos de los diuréticos de asa, potasio y tiazida. Por lo tanto, cuando se usan concomitantemente Bisoprolol/Hidroclorotiazida y agentes antiinflamatorios no esteroideos, se debe observar de cerca al paciente para determinar si se obtiene el efecto deseado del diurético.

En pacientes que reciben tiazidas, las reacciones de sensibilidad pueden ocurrir con o sin antecedentes de alergia o asma bronquial. Se han notificado reacciones de fotosensibilidad y posible exacerbación o activación del lupus eritematoso sistémico en pacientes que reciben tiazidas. Los efectos antihipertensivos de las tiazidas pueden mejorarse en el paciente post simpatectomía.

Interacciones de prueba de laboratorio

Según los informes que involucran tiazidas, Bisoprolol/hidroclorotiazida pueden disminuir los niveles séricos de yodo unido a proteínas sin signos de alteración de la tiroides.

Debido a que incluye una tiazida, Bisoprolol/Hidroclorotiazida debe suspenderse antes de realizar pruebas para la función paratiroidea.

Los pacientes, especialmente aquellos con enfermedad arterial coronaria, deben ser advertidos sobre la interrupción del uso de este medicamento sin la supervisión de un médico. También se debe aconsejar a los pacientes que consulten a un médico si se produce alguna dificultad respiratoria o si desarrollan otros signos o síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva o bradicardia excesiva.

Los pacientes que padecen hipoglucemia espontánea o los pacientes diabéticos que reciben insulina o hipoglucemiantes orales deben ser advertidos de que los betabloqueantes pueden enmascarar algunas de las manifestaciones de la hipoglucemia, particularmente la taquicardia, y el Bisoprolol Fumarato debe usarse con precaución.

Carcinogénesis, mutagénesis:

No se han realizado estudios a largo plazo con la combinación de bisoprolol fumarato / hidroclorotiazida.

f. Fertilidad, embarazo y lactancia El embarazo

Efectos Teratogénicos-Embarazo Categoría C

No hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Bisoprolol/hidroclorotiazida debe usarse durante el embarazo solo si el beneficio potencial justifica el riesgo para el feto.

Debido a que los estudios de reproducción animal no siempre son predictivos de la respuesta humana, este medicamento debe usarse durante el embarazo solo si es claramente necesario.

Efectos no teratogénicos

Las tiazidas cruzan la barrera placentaria y aparecen en la sangre del cordón umbilical. El uso de tiazidas en mujeres embarazadas requiere que el beneficio anticipado se sopese contra los posibles riesgos para el feto. Estos riesgos incluyen ictericia fetal o neonatal, pancreatitis, trombocitopenia y posiblemente otras reacciones adversas que hayan ocurrido en el adulto.

Madres lactantes

El fumarato de bisoprolol solo o en combinación con Hidroclorotiazida no se ha estudiado en madres lactantes. Las tiazidas se excretan en la leche materna humana. Se han detectado pequeñas cantidades de fumarato de bisoprolol (<2% de la dosis) en la leche de ratas lactantes. Debido a la posibilidad de reacciones adversas graves en lactantes, se debe tomar la decisión de suspender la lactancia o suspender el medicamento, teniendo en cuenta la importancia del medicamento para la madre.

g. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

Los pacientes deben saber cómo reaccionan a este medicamento antes de operar automóviles y maquinaria o realizar otras tareas que requieran estar alerta. Se debe informar a los pacientes que se han notificado reacciones de fotosensibilidad con tiazidas.

  • Reacciones adversas Bisoprolol fumarato Sistema nervioso central

Inquietud, mareos, vértigo, dolor de cabeza, síncope, parestesia, hipostesia, hiperestesia, trastornos del sueño/sueños vívidos, insomnio, somnolencia, depresión, ansiedad/inquietud, disminución de la concentración/memoria.

Cardiovascular

Bradicardia, palpitaciones y otras alteraciones del ritmo, extremidades frías, claudicación, hipotensión, hipotensión ortostática, dolor en el pecho, insuficiencia cardíaca congestiva, disnea al ejercicio.

Gastrointestinal

Dolor gástrico/epigástrico/abdominal, úlcera péptica, gastritis, dispepsia, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, sequedad de boca.

Musculoesquelético

Artralgia, dolor muscular/articular, dolor de espalda/cuello, calambres musculares, espasmos/temblores.

Piel

Salpullido, acné, eccema, psoriasis, irritación de la piel, prurito, púrpura, rubor, sudoración, alopecia, dermatitis, dermatitis exfoliativa (muy raramente), vasculitis cutánea.

Sentidos especiales

Alteraciones visuales, dolor/presión ocular, lagrimeo anormal, tinnitus, disminución de la audición, dolor de oído, anomalías en el gusto.

Metabólico Gota.

Respiratorio

Asma, broncoespasmo, bronquitis, disnea, faringitis, rinitis, sinusitis, URI (infección de las vías respiratorias superiores).

Genitourinario

Disminución de la libido / impotencia, enfermedad de Peyronie (muy raramente), cistitis, cólico renal, poliuria.

General

Fatiga, astenia, dolor en el pecho, malestar, edema, aumento de peso, angioedema. Además, se han notificado diversos efectos adversos con otros agentes bloqueantes beta- adrenérgicos y se deben considerar los posibles efectos adversos:

Sistema nervioso central

Depresión mental reversible que progresa a catatonia, alucinaciones, un síndrome agudo reversible caracterizado por desorientación al tiempo y lugar, labilidad emocional, sensación levemente nublado.

Alérgico

Fiebre combinada con dolor y dolor de garganta, laringoespasmo y dificultad respiratoria.

Hematológico

Agranulocitosis, trombocitopenia. Gastrointestinal

Trombosis arterial mesentérica y colitis isquémica.

Misceláneo

El síndrome oculomucocutáneo asociado con el betabloqueante practolol, no se ha informado con fumarato de bisoprolol durante su uso en investigación o con una extensa experiencia de comercialización en el extranjero.

Hidroclorotiazida

Las siguientes experiencias adversas, además de las enumeradas en la tabla anterior, se han notificado con hidroclorotiazida (generalmente con dosis de 25 mg o más).

Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos).

Cáncer de piel no-melanoma (carcinoma basocelular y carcinoma de células escamosas)

Descripción de determinadas reacciones adversas

Cáncer de piel no-melanoma: con base en los datos disponibles de estudios epidemiológicos, se ha observado una asociación dependiente de la dosis acumulada entre HCTZ y el CPNM.

General Debilidad.

Sistema nervioso central Vértigo, parestesia, inquietud.

Cardiovascular

Hipotensión ortostática (puede ser potenciada por el alcohol, los barbitúricos o los narcóticos).

Gastrointestinal

Anorexia,  irritación  gástrica,  cólicos,  estreñimiento, ictericia (ictericia   colestásica intrahepática), pancreatitis, colecistitis, sialoadenitis, sequedad de boca.

Musculoesquelético Espasmo muscular.

Reacciones hipersensibles

Púrpura, fotosensibilidad, erupción cutánea, urticaria, angiitis necrosante (vasculitis y vasculitis cutánea), fiebre, dificultad respiratoria que incluye neumonitis y edema pulmonar, reacciones anafilácticas.

Sentidos especiales

Visión borrosa transitoria, xantopsia.

Metabólico Gota.

Genitourinario

Disfunción sexual, insuficiencia renal, disfunción renal, nefritis intersticial.

Piel

Eritema multiforme que incluye el síndrome de Stevens-Johnson, dermatitis exfoliativa incluida la necrólisis epidérmica tóxica.

h. Sobredosis

Hay datos limitados sobre una sobredosis con bisoprolol/Hidroclorotiazida. Sin embargo, los signos más frecuentemente observados que se esperan con la sobredosis de un betabloqueante son la bradicardia y la hipotensión. El letargo también es común, y con sobredosis severas, se ha informado que ocurren delirios, coma, convulsiones y paro respiratorio. Puede haber insuficiencia cardíaca congestiva, broncoespasmo e hipoglucemia, particularmente en pacientes con afecciones subyacentes. Con los diuréticos tiazídicos, la intoxicación aguda es rara. La característica más destacada de la sobredosis es la pérdida aguda de líquidos y electrolitos. Los signos y síntomas incluyen cardiovasculares (taquicardia, hipotensión, shock), neuromusculares (debilidad, confusión, mareos, calambres de los músculos de la pantorrilla, parestesias, fatiga, deterioro de la conciencia), gastrointestinales (náuseas, vómitos, sed), renales (poliuria, oliguria o anuria [debido a hemoconcentración]), y hallazgos de laboratorio (hipocalemia, hiponatremia, hipocloremia, alcalosis, aumento de BUN [especialmente en pacientes con insuficiencia renal]).

Si se sospecha una sobredosis de bisoprolol/hidroclorotiazida, se debe suspender el tratamiento y observar de cerca al paciente. El tratamiento es sintomático y de apoyo; No hay un antídoto específico. Los datos limitados sugieren que el fumarato de bisoprolol no es dializable; del mismo modo, no hay ninguna indicación de que la hidroclorotiazida sea dializable. Las medidas generales sugeridas incluyen inducción de emesis y/o lavado gástrico, administración de carbón activado, soporte respiratorio, corrección de desequilibrio de líquidos y electrolitos y tratamiento de convulsiones. Con base en las acciones farmacológicas esperadas y las recomendaciones para otros betabloqueantes e hidroclorotiazida, se deben considerar las siguientes medidas cuando estén clínicamente justificadas:

Bradicardia

Administrar atropina IV. Si la respuesta es inadecuada, el isoproterenol u otro agente con propiedades cronotrópicas positivas se pueden administrar con precaución. En algunas circunstancias, la inserción del marcapasos transvenoso puede ser necesaria.

Hipotensión, Shock

Las piernas del paciente deben estar elevadas. Se deben administrar líquidos IV y se deben reemplazar los electrolitos (potasio, sodio). El glucagón intravenoso puede ser útil. Deben ser considerados los vasopresores.

Bloqueo cardíaco (segundo o tercer grado)

Los pacientes deben controlarse cuidadosamente y tratarse con infusión de isoproterenol o inserción de marcapasos cardíaco transvenoso, según corresponda.

Insuficiencia cardíaca congestiva

Iniciar terapia convencional (es decir, digitálicos, diuréticos, agentes vasodilatadores, agentes inotrópicos).

Broncoespasmo

Administre un broncodilatador como isoproterenol y/o aminofilina.

Hipoglucemia

Administrar glucosa IV

Vigilancia

El equilibrio de líquidos y electrolitos (especialmente el potasio sérico) y la función renal deben controlarse hasta normalizarse.

Ante “cualquier sospecha de reacción o evento adverso” asociado al uso de COLBER tabletas recubiertas, se debe comunicar al Centro Nacional de Farmacovigilancia a través del sistema de notificación.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

a. Propiedades farmacodinámicas

Bisoprolol fumarato

Los hallazgos en estudios de hemodinámica clínica con Bisoprolol Fumarato son similares a los observados con otros betabloqueantes. El efecto más destacado es el efecto cronotrópico negativo, que produce una reducción en la frecuencia cardíaca de reposo y ejercicio. Hay una disminución en el gasto cardíaco en reposo y ejercicio con poco cambio observado en el volumen sistólico, y solo un pequeño aumento en la presión auricular derecha, o presión capilar pulmonar en reposo o durante el ejercicio.

El mecanismo del efecto antihipertensivo del Bisoprolol Fumarato no se ha establecido completamente. Los factores que pueden estar involucrados incluyen:

  • Disminución del gasto cardíaco
  • Inhibición de la liberación de renina por los riñones.
  • Disminución del flujo simpático tónico de los centros vasomotores en el La selectividad a beta1 del Bisoprolol Fumarato se ha demostrado tanto en estudios en animales como en humanos. No se han observado efectos a dosis terapéuticas sobre la densidad del adrenorreceptor beta2.

Hidroclorotiazida

Se cree que los efectos agudos de las tiazidas son el resultado de una reducción en el volumen sanguíneo y el gasto cardíaco, secundarios a un efecto natriurético, aunque también se ha propuesto un mecanismo vasodilatador directo. Con la administración crónica, el volumen plasmático vuelve a ser normal, pero la resistencia vascular periférica disminuye.

Las tiazidas no afectan la presión sanguínea normal. El inicio de la acción ocurre dentro de las 2 horas de la dosificación, el efecto máximo se observa aproximadamente a las 4 horas y la actividad persiste durante hasta 24 horas.

Cáncer de piel no – melanoma: en base a los datos disponibles de estudios epidemiológicos, se ha observado una asociación dependiente de la dosis acumulada entre HCTZ y el CPNM. En un estudio se incluyó a una población formada por 71.533 casos de CBC y 8.629 casos de CCE emparejados con 1.430.833 y 172.462 controles de la población, respectivamente. El uso de dosis altas de HCTZ (≥ 50.000 mg acumulados) se asoció a una OR ajustada de 1,29 (IC del 95%: 1,23 – 1,35) para el CBC y de 3,98 (IC del 95%: 3,68 – 4,31) para el CCE. Se observó una clara relación entre la dosis acumulada y la respuesta tanto en el CBC como en el CCE. Otro estudio mostró una posible asociación entre el cáncer de labio (CCE) y la exposición a HCTZ: 633 casos de cáncer de labio se emparejaron con 63.067 controles de la población, utilizando una estrategia de muestreo basada en el riesgo. Se demostró una relación entre la dosis acumulada y la respuesta con una OR ajustada de 2,1 (IC del 95%: 1,7 – 2,6) que aumentó hasta una OR de 3,9 (3,0 – 4,9) con el uso de dosis altas (~ 25.000 mg) y una OR de 7,7 (5,7 – 10,5) con la dosis acumulada más alta (~ 100.000 mg).

b. Propiedades farmacocinéticas

Bisoprolol fumarato

La biodisponibilidad absoluta después de una dosis oral de 10 mg de Bisoprolol Fumarato es aproximadamente del 80%. El metabolismo de primer paso del Bisoprolol Fumarato es aproximadamente del 20%.

El perfil farmacocinético del Bisoprolol Fumarato se ha examinado después de dosis únicas y en estado estable. La unión a proteínas séricas es aproximadamente del 30%. Las concentraciones plasmáticas máximas se producen entre 2 y 4 horas después de la administración con 2.5 a 20 mg, y los valores máximos medios varían de 9.0 ng/ml a 2.5 mg a 70 ng/ml a 20 mg. La dosificación una vez al día con Bisoprolol Fumarato resulta en una variación interindividual de menos del doble en las concentraciones plasmáticas máximas. Las concentraciones plasmáticas son proporcionales a la dosis administrada en el rango de 2.5 a 20 mg. La vida media de eliminación plasmática es de 9 a 12 horas y es ligeramente más prolongada en pacientes de edad avanzada, en parte debido a la disminución de la función renal. El estado estable se alcanza dentro de 5 días con una dosis diaria. Tanto en poblaciones jóvenes como ancianas, la acumulación de plasma es baja; el factor de acumulación varía de 1.1 a 1.3, y es lo que se esperaría de la vida media y una dosis diaria. El bisoprolol se elimina por igual por vías renales y no renales, con aproximadamente el 50% de la dosis sin cambios en la orina y el resto en forma de metabolitos inactivos. En humanos, los metabolitos conocidos son lábiles o no tienen actividad farmacológica conocida. Menos del 2% de la dosis se excreta en las heces. Las características farmacocinéticas de los dos enantiómeros son similares. El bisoprolol no es metabolizado por el citocromo P450 II D6 (debrisoquin hidroxilasa).

En sujetos con aclaramiento de creatinina inferior a 40 ml/min, la vida media plasmática se incrementa aproximadamente tres veces en comparación con sujetos sanos.

En pacientes con cirrosis hepática, la tasa de eliminación de bisoprolol es más variable y significativamente más lenta que en sujetos sanos, con una vida media plasmática que oscila entre 8 y 22 horas. En sujetos ancianos, las concentraciones plasmáticas medias en estado estacionario aumentan, en parte atribuidas a un aclaramiento de creatinina más bajo. Sin embargo, no se encontraron diferencias significativas en el grado de acumulación de bisoprolol entre las poblaciones jóvenes y ancianas.

Hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida se absorbe bien (65% -75%) después de la administración oral. La absorción de hidroclorotiazida se reduce en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva.

Las concentraciones plasmáticas máximas se observan entre 1 y 5 horas después de la administración, y oscilan entre 70 y 490 ng/ml después de dosis orales de 12.5 a 100 mg. Las concentraciones plasmáticas están relacionadas linealmente con la dosis administrada. Las concentraciones de hidroclorotiazida son 1.6-1.8 veces más altas en sangre total que en plasma. Se ha informado que la unión a proteínas séricas es aproximadamente del 40% al 68%. Se ha informado que la vida media de eliminación plasmática es de 6-15 horas. La hidroclorotiazida se elimina principalmente por vías renales. Después de dosis orales de 12.5-100 mg, 55% -77% de la dosis administrada aparece en la orina y más del 95% de la dosis absorbida se excreta en la orina como fármaco inalterado. Las concentraciones plasmáticas de hidroclorotiazida aumentan y la vida media de eliminación se prolonga en pacientes con enfermedad renal.

DATOS FARMACÉUTICOS

a. Incompatibilidades
No procede.

b. Periodo de validez
2 años.

c. Precauciones especiales de conservación
Almacenar a temperatura no mayor de 30°C.

d. Naturaleza y contenido del envase
Blíster de PVC/PE/PVDC Trilaminar ámbar y aluminio laqueado impreso con tinta azul.

e. Presentaciones
Muestra Médica:
Caja X 2 y 4, 7 y 8 Tabletas

Farmacia:
Caja X 10, 20, 30 Tabletas

Hospital:
Caja X 50, 100 y 1000 Tabletas

TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

UNIPHARM S.A.

FECHA DE REVISIÓN

V3. Junio-2019

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

FDA – U.S. FOOD AND DRUG ADMINISTRATION

https://www.accessdata.fda.gov/